miércoles, 9 de diciembre de 2009

El Galgo Norteamericano "GREYHOUND" parte 2.











A pesar de una agresiva campaña, las ganancias iban en caída, hasta que en 1933 “Greyhound”, participo de la “Feria Mundial de Chicago”. Además de obtener los derechos exclusivos de transportar dentro de la “Feria”, tomo un riesgo sin precedentes, con la reserva de 2000 habitaciones de Hotel, para todos los concurrentes a la Feria. Luego de publicitarse, las vendieron todas, cubriendo los gastos de los tours de ómnibus ha y desde la Feria de cada Estado de la Unión. Los pasajeros podían comprar boletos y Greyhound les daba toda la diversión: transporte, admisión en la Feria y habitación de Hotel. La aventura fue tan provechosa, que Greyhound ha participado desde entonces, en todas las Ferias Mundiales y otros eventos de gran escala.





Greyhound recibió publicidad gratis y con glamour de los filmes de Hollywood, como por ejemplo en “Sucedió una noche”, en donde se mostraron varias escenas de Clark Gable y Claudette Colbert a bordo de un ómnibus de Greyhound, por lo que de pronto, andar en ómnibus se había convertido en algo más que ir de un lugar a otro: era chic, excitante y lleno de un potencial romántico.



Para cuando había terminado la depresión, GREYHOUND había incluido como líneas subsidiarias: Blue Goose, Purple Swan, Sunny South, Royal Rapids, Cardinal Stages, Great Lakes Stages, y Great Eastern System, por nombrar algunas. Gracias a su penetración en el mercado, y a su servicio de calidad superior, GREYHOUND había crecido mucho para 1930. La rivalidad era tal, que conductores de otras líneas competidoras, apretaban el acelerador a fondo, moviendo a los pasajeros de sus asientos, y de esa forma poder llegar primero a la próxima parada, al efectuar ese tipo de maniobras a veces perdían el equipaje, que en aquellos tiempos iba en el techo, en lo que nosotros llamamos baca. Finalmente la Comisión de Comercio Interestatal intervino terminando con esta guerra e imponiendo un nuevo sistema de regulación gubernamental. La situación ya no fue fácil, ni siquiera para GREYHOUND. Durante este período, el Sr. Marcus Dow, un muy respetado y experto en temas de seguridad, se unió a GREYHOUND, para diseñar e implementar un sistema de manejo seguro. Bajo su supervisión, cada nuevo Conductor recibía un profundo entrenamiento, en las reglas de transito y servicio además de una práctica con un Conductor experimentado antes de realizar servicios con pasajeros. Para estar seguro de que sus normas eran seguidas, Dow organizó su propio sistema de control y patrullaje en las carreteras para controlar a los Conductores, a través de los años GREYHOUND ha orgullosamente mantenido un record en la calidad de manejo entre las Empresas de Transporte.
En 1929, se funda “GREYHOUND LINES OF CANADA LIMITED”, y en 1935 se fusiona con “GREYHOUND LINES” de EUA.

Por 1939, GREYHOUND había consolidado sus Empresas desde 29 divisiones a tan solo 7. Mejorando la estructura corporativa por el propio mejoramiento de los ómnibus,
en busca de mejor confort y eficacia. Justo como lo había querido Carl E. Wickman, crear una estructurada red de transporte, Orville Caesar fue quien enalteció la calidad del servicio sus ideas implementadas por la “General Motors”, quienes hicieron los ómnibus GREYHOUND, adoptando el motor en la parte de atrás del vehículo, permitiendo así más espacio para los pasajeros, un eficiente sistema de aire acondicionado y el motor Diesel, el cual ahorraba un 40 % del costo en combustible. El uso del aluminio en las carrocerías en vez del acero, produjo vehículos más livianos que consumían menos combustible, haciendo los viajes más baratos. Además, los ómnibus podían ser más largos, con más capacidad de asientos, sin pérdida de maniobrabilidad. Todo este proceso de fabricación se vio interrumpido, cuando “Pearl Harbour” llevo a la nación Norteamericana a la Guerra. Inmediatamente después del ataque, Carl E. Wickman, llamó al departamento de Guerra y ofreció su flota de cerca de 3000 autobuses GREYHOUND, al servicio del esfuerzo de Guerra. Cuando el acuerdo del Gobierno con los ferrocarriles expiró, al año siguiente GREYHOUND, tomó la iniciativa en transportar personal a los centros de reclutamiento, campos de entrenamiento y bases. Durante los años de la guerra el transporte de civiles también aumento de pronto había más trabajo, la gente tenía más dinero para hacer viajes de fin de semana para visitar a sus hombres en servicio, en lugares lejanos de sus casas.







Cuando la guerra termino, GREYHOUND ocupó un papel importante en la reincorporación de los que habían servido al Ejército, en la vida civilizada y en reuniones con familiares y amigos. Una flota de 1200 “Silversides”, ordenada antes de la guerra fueron entregados y listos para entrar en acción.


En 1946, Carl E. Wickman Presidente de Greyhound, se retira a su natal Suecia, allí es nombrado caballero por el Rey Gustav V, para servir a las personas necesitadas El Sr. Orville Caesar se convierte en el nuevo presidente de Greyhound.












Dedicado a: William A. Luke
Recopilado por: Enrique Fernández (Montevideo - Uruguay)